Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

Radio RSD Chimbote

LA COLUMNA DEL DÍA | Últimas noticias de Chernobyl

A la mitad de la pandemia y, aunque parezca insólito, la próxima semana se abrirá en Nuevo Chimbote una nueva librería —anuncia el escritor Augusto Rubio*—. Un acto heroico que muchos no entenderán.
libros_chimbote

Es lógico pensar que con la prolongación de la emergencia sanitaria, social y económica que la pandemia que experimentamos conlleva, la crisis que atraviesa el libro y la lectura se ahondará aún más y derivará en parálisis o en quiebra de las escasas iniciativas y proyectos independientes vinculados al sector que aún existen en el puerto.

La situación de inmovilización y la recesión que hoy se vive no es sostenible para librerías, editores o autores. La salida, en todo caso, podría estar en la asociatividad y en la capacidad de incidencia política que los actores del sector puedan generar durante la prolongación de la emergencia; es necesario continuar exigiendo el cumplimiento de las escasas políticas que existen y empujar las acciones del Estado que permitan resistir y perseverar.

A la mitad de la pandemia y aunque parezca insólito, la próxima semana se abrirá en Nuevo Chimbote una nueva librería. Contra todo pronóstico, hay quienes consideran que es momento de embarcarse en un proyecto que apuesta por el libro y por hacerlo llegar al mayor número de lectores posibles.

Toda librería es una fiesta, sin duda; en ella está contenida la bibliodiversidad y el alma de quienes piensan, escriben y producen el invento más hermoso que haya podido crear el cerebro humano. El libro, sin embargo, no es buen amigo de las grandes mayorías en una urbe que no supo aprovechar las inigualables oportunidades económicas que la historia, la naturaleza y las circunstancias le pusieron al frente.

La apertura de Mendoza Franco Librería, al sur de Chimbote, constituye -entonces- un acto heroico desde todo punto de vista; una buena noticia que muchos de los que habitan un país y una región como la nuestra no entenderán.

La situación de abandono respecto al fomento del libro y la lectura en Áncash, con un territorio atestado de muertos y enfermos a la mitad de una pandemia que ha traído desolación, pobreza y recesión sin límites, hace que la transmisión de vida y de dolor, de sangre, enfermedad y de lucha, a través del libro y la lectura, se constituya como una de las grandes lecciones de esta tragedia. Enhorabuena por este nuevo esfuerzo. Larga vida a este novísimo espacio cultural de la ciudad.

Foto: https://www.alamy.es/

* Augusto Rubio Acosta es poeta, narrador, periodista y gestor cultural