Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

Radio RSD Chimbote

LA COLUMNA DEL DÍA | Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la otra agenda

“El incremento de las movilizaciones sociales en América Latina, Europa y Asia evidencia el malestar ciudadano por gobiernos que no pueden reducir las grandes desigualdades. Se necesita una agenda conjunta que lleve a mejores resultados, y los ODS representan un camino”, sustenta hoy Diego Mendoza
ods_opinion

El incremento de las movilizaciones sociales en América Latina, Europa y Asia evidencia el malestar, la insatisfacción por gobiernos que no pueden reducir las grandes desigualdades que socavan los problemas en su dimensión económica, política, social y ambiental. 

A raíz de ello, las alternativas de solución no pueden funcionar de manera individual; todo lo contrario, lo que se necesita es una agenda conjunta para proponer y capitalizar esfuerzos que nos lleven a mejores resultados. Manejar un mismo lenguaje en la comunidad internacional es un poco difícil, generalmente por las diferencias de sistema de gobierno, razones culturales, tipos de ordenamiento jurídico y territorial, así como por otras causas estructurales; sin embargo, desde hace 04 años se viene construyendo una agenda que funciona al compás de algunos objetivos.

Los ODS u Objetivos de Desarrollo Sostenible representan un camino. Estos nacen el 25 de septiembre del 2015, gracias a la aprobación de 193 líderes mundiales en Asamblea General, con Resolución 70/1. Este acuerdo se llamó: “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”. Su aplicación es universal y bajo dicho principio no diferencia a países desarrollados o en vías de desarrollo.

A pesar de ello, es preciso señalar que los ODS tienen antecedentes. Los ODM u Objetivos de Desarrollo del Milenio preceden a la fórmula actual. Estos eran esencialmente sociales, enfocados en la reducción de la pobreza, enseñanza universal, reducción de la mortalidad infantil, salud materna, entre otros. Aunque carecieron de un enfoque integral, desde el 2000 hasta el 2015, según Naciones Unidas, 700 millones de personas han salido de la pobreza, se ha salvado la vida de 48 millones de niños y niñas y hasta el 2012 había 184 millones de niños y niñas matriculados en educación preescolar, casi 75% más que en 1999.

Así pues, la receta no incluía a quienes por defecto fueron dejados de lado. Como consecuencia, los ODS integran nuevos pilares que los diferencian sustancialmente. Así lo hace saber Unicef, señalando que estos son: Sostenibilidad, entendiendo que el modelo actual es insostenible pues no garantiza la vida y los derechos de las personas y el planeta tierra; Equidad, considerando parámetros que reflejen mejor la realidad para trabajar a partir de ella; Universalidad, estableciendo que todos los problemas están interconectados; Compromiso, sumando el esfuerzo de todos los países del mundo y, por último, Alcance; por la extensión del propósito que se busca cumplir.

Son 17 los Objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 metas. Por mencionar algunos, el primer objetivo versa sobre el fin de la pobreza, el cuarto sobre educación de calidad, el décimo sobre reducción de las desigualdades, el décimo tercero sobre la acción por el clima y el último sobre alianzas para lograr objetivos.

No obstante, el éxito de esta propuesta supone materializar los ODS en políticas públicas de impacto. Para ello es necesario priorizar el objetivo a implementar, adaptar y definir metas por los organismos responsables de cada país, armonizar y revisar la adaptación a cargo de organismos transversales y, finalmente, consolidar un buen marco de monitoreo. Otra metodología con bastante aceptación es la MAPS la cual involucra: transversalización, aceleración y apoyo a las políticas.

La región latinoamericana enfrente grandes desafíos, uno de los principales es el déficit de viviendas, actualmente 105 millones de personas sufren de ello. Esto permite la informalidad en el acceso a una vivienda, pero acarrea serios problemas, entre tanto, 01 de cada 05 hogares en las ciudades, carecen de título de propiedad y de servicios de agua potable o alcantarillado.

Definitivamente los retos son numerosos, pero haber construido un lenguaje que permita entendernos en las mismas condiciones de desarrollo, es un paso importante para generar consensos y anhelar un mundo de mejor convivencia.

* Diego Mendoza Franco es ingeniero industrial, egresado del Programa de Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública de la PUCP y el CAF, coordinador del Círculo de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos Aleph, promotor de los ODS por el Senado de Buenos Aires, Parlamentario Joven Nacional y activista social.

Foto: cepal.org