Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

Radio RSD Chimbote

Miércoles de Ceniza: empezó la Cuaresma y el Papa invita a dedicar tiempo a Dios y al prójimo

“La Cuaresma no es el momento de derramar moralismos inútiles sobre la gente, sino de reconocer que nuestras miserables cenizas son amadas por Dios”, dijo el Pontífice
Cuaresma

Hoy la Iglesia Católica comenzó a vivir el tiempo de Cuaresma con la tradicional celebración del Miércoles de Ceniza, y el Papa Francisco hizo un llamado a dejar  por un momento los celulares, apagar los televisores y conectarse al Evangelio, porque “nos cuesta escuchar la voz del Señor” y “necesitamos” hablar con Dios “como el pan, más que el pan”, expresó el jefe del Estado Vaticano en su mensaje, desde la Basílica de Santa Sabina, en Roma.

“En el desierto hay ausencia de palabras, y así podemos hacer espacio para que el Señor nos hable al corazón: es el lugar de la Palabra de Dios. En el desierto, también nos alejamos de tantas realidades superfluas que nos rodean, aprendemos a “ayunar”, que es renunciar a cosas vanas para ir a lo esencial. Por último, el desierto es un lugar de soledad. Allí podemos encontrar y ayudar a tantos hermanos descartados por la sociedad, tantos hermanos solos que viven en el silencio y en la marginalidad”, exhortó el Papa.  

El Pontífice pidió compromiso entrar en el “desierto”, lugar de soledad, para redescubrir lo que es importante y reencontrar los rostros de quienes nos acompañan; del prójimo, las personas solas y abandonadas, los pobres y los ancianos que están a nuestro lado y que viven en el silencio, por ser la Cuaresma un viaje de caridad. “El desierto nos conduce a aquellos que, silenciados, piden en silencio nuestra ayuda”, enfatizó.

Además, Francisco recordó la llamada a la reconciliación en Cuaresma por ser “un tiempo de gracia, para acoger la mirada amorosa de Dios sobre nosotros. El abrazo del Padre en la confesión nos renueva por dentro, limpia nuestro corazón. Dejémonos reconciliar para vivir como hijos amados, como pecadores perdonados, como enfermos sanados, como caminantes acompañados. Dejémonos amar para amar. Dejémonos levantar para caminar hacia la meta, la Pascua”, invitó.

Tras finalizar la Audiencia de hoy, el Papa recordó nuevamente su cercanía a los enfermos a causa del Coronavirus, a los operadores de salud que cuidan de los enfermos, a las autoridades civiles y a todos los que se están esforzando para asistir a los pacientes y detener el contagio que, hasta el momento ha causado más de 2.700 muertes en todo el mundo, con la gran mayoría en China continental. Se cuentan más de 80.000 casos globales. (LL – RSD Iglesia).

Fuente: Vatican News