Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

Radio RSD Chimbote

LA COLUMNA DEL DÍA | El intento ilegal de anexar Cisjordania

La probable anexión traería graves consecuencias, según la propia la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, comenta hoy Diego Mendoza*
trump_y_netanyaju

Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, es un conocido personaje en la agenda internacional, quizá no solo porque ejerce tal cargo por cuarta ocasión, sino también por su extensa voluntad de querer hacerse del territorio de Cisjordania. Así pues, aunque se había previsto materializar tal anexión el pasado miércoles 1 de julio, este no tuvo el éxito adecuado. Al parecer las críticas en la comunidad internacional —sumado a probables sanciones de Europa— y las propias resistencias en Israel, han aplazado de momento tal decisión.

Para su comprensión será necesario recordar un punto específico de la historia, esto es, la Guerra de los Seis Días de 1967. Tal evento modificó las relaciones geopolíticas en la región del Medio Oriente para siempre, teniendo como consecuencia, tras una brevísima duración, la relación de Israel respecto a sus países vecinos. Después de todo, Israel lograría hacerse de un incremento de su territorio tras afectar la tenencia de Egipto, Siria y Jordania. Como se recordará, este último sufrirá la falta de control en Jerusalén Este y Cisjordania.

La constante intención de Netanyahu se vería reforzada con la comparsa de Trump, quien a inicios de año proponía un plan al respecto. Independientemente de ello, tal como ha recordado Farid Kahhat, aunque la anexión busca materializarse de iure, lo cierto es que de facto ya ha venido ocurriendo, si tomamos como ejemplo el nivel de participación de Israel en dicho territorio, ocasionando graves daños a los derechos humanos de sus ocupantes.

La probable anexión traería graves consecuencias, según la propia la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a saber: existirían limitaciones para la libre movilidad haciendo de los centros palestinos enclaves, es decir, una parte territorio que estaría rodeado por otro que tiene una distinta jurisdicción.

Del mismo modo, las tierras privadas serán expropiadas de manera ilegal, la potencial situación de un defectuoso acceso a servicios básicos, mayor control fronterizo y, se asume, una ampliación de los asentamientos israelíes (235 hasta la actualidad en Cisjordania) que ya representaban una violación al derecho internacional.

A propósito de ello, la comunidad internacional y distintos expertos y expertas en el tema de los asentamientos israelíes han condenado dichos actos y nos han recordado lo imposible de dicha ocupación en base al desarrollo de distintos instrumentos internacionales, tal es el caso del Cuarto Convenio de Ginebra relativo a la Protección de Personas Civiles en Tiempo de Guerra que aplica a los territorios ocupados tras la Guerra de los Seis Días, aunque Israel se muestre en desacuerdo; en segundo lugar, de la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, indicando que tales asentamientos son ilegales y refiriendo las obligaciones y responsabilidades de Israel, y, en tercer lugar, de la Opinión Consultiva de la Corte Internacional de Justicia a petición de la resolución ES-10/14 de Naciones Unidas en el año 2003, sobre las consecuencias jurídicas por la construcción de un muro en el territorio palestino. Así como otros más.

Aunque los deberes de la potencia ocupante se encuentran establecidos principalmente en el Reglamento de la Haya de 1907, el IV Convenio de Ginebra y algunas disposiciones del Protocolo adicional, lo cierto es que tales normas para el caso palestino nunca han sido aplicadas correctamente, ocasionando así la desprotección de dicha población en el marco del Derecho Internacional Humanitario.

Luego de 53 años de ocupación ilegal, no hay curas, en su momento algunas recetas que no funcionaron, más que nada, por la falta de consensos en relación a los asentamientos.

*Diego Mendoza Franco es ingeniero industrial, egresado del Programa de Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública de la PUCP y el CAF, coordinador del Círculo de Relaciones Internacionales y Derechos Humanos Aleph, promotor de los ODS por el Senado de Buenos Aires, Parlamentario Joven Nacional y activista social.

Foto: diario16.com