Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

Radio RSD Chimbote

CORONAVIRUS | Cenizas de pandemia

Imágenes impactantes, dolorosas y estremecedoras, pero reales y hasta necesarias, captadas por el agudo lente del destacado fotoperiodista y catedrático universitario Paul Meza Castañeda en el camposanto Lomas de la Paz de Nuevo Chimbote, donde funciona el único crematorio de Áncash
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_1
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_2
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_3
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_4
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_5
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_6
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_7
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_8
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_9
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_10
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_11
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_12
cenizas_de_pandemia_paul_meza_castaneda_13

El frío ritual de incineración para las víctimas de la COVID-19 en el único crematorio de la región Áncash.

El portón metálico del cementerio Lomas de la Paz se abre y deja ver una verde alfombra llena de tumbas. Un joven, ataviado cual astronauta y cargando una mochila fumigadora, se aproxima al encuentro de los ocupantes de una carroza funeraria. Los rocía con una mezcla desinfectante de hipoclorito y luego se dirige hacia los dos féretros de madera en el interior del vehículo. Repite el procedimiento de desinfección y el coche puede pasar con los restos de dos fallecidos por COVID-19.

Al interior, se encuentra el único crematorio que existe en Áncash. Hay una pequeña y acogedora capilla, pero está de más. Para las víctimas de la pandemia que azota a la humanidad, no hay ceremonias ni familiares que les den el último adiós. Así lo dicta el protocolo dispuesto por el Ministerio de Salud.

Los féretros son ubicados en la parte posterior del horno crematorio. Cada día, en dos turnos, los cremadores trabajan para convertir en cenizas ocho cuerpos. Esa es la capacidad del horno que es alimentado por gas y que, al estar encendido, emite una humareda por una chimenea que, señalan los trabajadores, no tiene efectos contaminantes en el ambiente.

Para convertir en cenizas un cuerpo humano, el horno necesita entre una hora u hora y media, a 800 grados de temperatura constante. Cuando el cadáver se ha consumido, lo que queda de él es cuidadosamente colocado en una urna de madera. El receptáculo es rotulado y llevado a un almacén.

El trabajo continúa. Los encargados acomodan otro de los féretros de madera sobre una camilla para luego ingresarlo al horno, que despide por la boca una llama naranja. En pocos segundos, el cajón con los restos de su ocupante es ingresado y la puerta se cierra; así, dicen los trabajadores, se facilita la combustión. Al humo negro que brota por unos segundos debido a la quema de la madera, le sigue un humo blanco.

Hasta los exteriores del camposanto empiezan a llegar los familiares, quienes se enteran de diversas formas del deceso de su ser querido. A veces, les comunican desde el hospital y otras, al no hallar respuestas allí, se ven obligados a preguntar por sus parientes en el mismo cementerio. Todos ellos no pudieron dar el último adiós en vida a sus padres, hermanos o hijos, y quizá con suerte los vieron ingresar al lugar donde pensaban que podrían superar a un virus que le ha quitado a todo el mundo la costumbre de velar a sus muertos.

La entrega de los restos es sencilla. Tras comprobarse el vínculo familiar con el fallecido, se llenan unos formatos y la urna de madera con las cenizas es entregada. Son los deudos quienes deberán decidir el destino de los restos tras salir del cementerio. Recién ahora podrán despedirse o, al menos, intentarlo.

Texto y fotografías: Paul Alejandro Meza Castañeda