Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

Radio RSD Chimbote

LA COLUMNA DEL DÍA | Entre lluvias, huaicos y pobreza

Necesitamos reformas estructurales que aterricen en programas y proyectos que pisen tierra y resuelvan los problemas para superar las desigualdades, señala el ingeniero Gabriel Mejía Duclós

Mis visitas de trabajo en las últimas semanas a Huancavelica, Cusco, Apurímac y Ayacucho, que están consideradas como las regiones con mayores niveles de pobreza relativa, me han permitido volver a constatar directamente que las comunidades y distritos de las regiones con mayores índices de desnutrición, anemia y demandas sociales insatisfechas están en condiciones de mayor vulnerabilidad frente a eventos climáticos extremos como lluvias intensas, huaicos, inundaciones, sequías y heladas.

Las comunidades y distritos de la región Áncash tampoco escapan a esta realidad, más aun cuando ingresamos a las zonas periurbanas y rurales, a los valles y cuencas, a la cordillera negra y a la zona de los Conchucos, donde las lluvias intensas e inundaciones destruyen terrenos de cultivo, casas, canales, puentes, carreteras, puestos de salud y colegios; donde las inversiones en las personas, en empleo digno, en gobernanza ambiental y de los recursos naturales, como lo señala OXFAM en su último estudio “Brechas latentes-Índice de avance contra la desigualdad en el Perú 2017-2018”, no se realizan o son insuficientes. 

Si aún somos más agudos, en el Perú y en la región Áncash existen zonas, grupos poblacionales y familias con mayores niveles de vulnerabilidad, que sus limitados recursos económicos y medios de vida, aunados a la falta de planificación y accionar de autoridades irresponsables, corruptas o sin visión de desarrollo los llevan a ubicarse en las quebradas, riberas, lechos de ríos y zonas de alto riego. Estos grupos poblacionales o familias adicionalmente viven en una situación de vulnerabilidad de sus derechos humanos: derecho a una vida digna, derecho a educación y salud de calidad, derecho a igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, derecho a la alimentación adecuada, derecho al agua, derecho a la tierra y otros derechos que son negados y vulnerados. Solo para graficar esta situación, en el distrito de Nepeña, donde existe una poderosa empresa agroindustrial, familias que han nacido en ese distrito y viven siempre de la agricultura, no son propietarios de la tierra y no pueden usar el agua de Chinecas ni de otros canales que pasan cerca de sus predios, y que “El Niño Costero” de 2017 los afectó y hoy están amenazados por las recientes crecidas del río Nepeña. 

Sin duda alguna, las lluvias y huaicos afectan más a las familias más pobres y vulnerables. Es tarea de todos, especialmente de las autoridades nacionales y regionales, afrontar el desafío de transitar por el camino del desarrollo inclusivo y sostenible (social, económico y ambiental) en escenarios de cambio climático, y no en acciones o programas clientelistas o meros paliativos. 

Necesitamos reformas estructurales que aterricen en programas y proyectos que pisen tierra y resuelvan los problemas para superar las desigualdades, poniendo en el centro de nuestro trabajo e inversiones a los seres humanos, especialmente los más vulnerables, que es el capital más valioso del Perú y la región Áncash. De abril a diciembre se tiene que trabajar fuerte y no perder un año más. 

* Gabriel Mejía Duclós es ingeniero agrícola con especialización en ingeniería de recursos agua y tierra, 25 años de experiencia en gerencia y dirección de instituciones públicas y privadas vinculadas al desarrollo social, económico y gestión ambiental, ex candidato a la Gobernación Regional de Áncash.

Foto: Andina

Escuche la versión radial: