Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

Radio RSD Chimbote

LA COLUMNA DEL DÍA | En el Bicentenario, urge una revolución educativa

La revolución educativa promueve nuevas generaciones de niños, niñas y jóvenes innovadores y competitivos, señala el ingeniero Gabriel Mejía Duclós*

Nadie en el mundo entero pone en tela de juicio que la educación es la palanca propulsora de todo proceso transformador de una comunidad o un país. Asimismo, la mayoría de los organismos internacionales que luchan por la paz y el desarrollo, empezando por las Naciones Unidas afirman que la educación y la capacitación es el camino para derrotar a la pobreza.

Es ampliamente conocida las experiencias de los países del Asia y de otras latitudes del mundo, que ponen en evidencia que la educación y el desarrollo científico y tecnológico, se convirtieron en las locomotoras que cambiaron su historia. Para ello se tomaron decisiones políticas con soporte técnico, que privilegiaron el financiamiento del sector educación, ciencia y tecnología como el motor de su desarrollo.

Singapur, Hong Kong, Taiwán, Corea del Sur y hoy la China, han avanzado vertiginosamente, pasando de revoluciones educativas a revoluciones tecnológicas e industriales; demostrando un crecimiento en calidad, cantidad y bajo precio en sus productos alcanzando altos crecimientos en los mercados internacionales.

Desde mi experiencia personal, luego de haber trajinar varios años por experiencias públicas y privadas, de constatar directamente la realidad en las regiones y localidades del país; y al mismo tiempo haber tenido la suerte de visitar experiencias de desarrollo en países de los diferentes  continentes... la gran lección existencial que ha vivenciado la humanidad y con humildad se puede afirmar categóricamente, que la estrategia inequívoca para salir del atraso y la pobreza es impulsar una revolución educativa.

Todos los gobernantes del Perú durante la vida republicana y especialmente en las últimas décadas, guiados por la sensualidad del poder, han intentado fallidamente perennizar su nombre y apellido en obras monumentales con bloques de cemento o asfalto, como estadios, carreteras, puentes, hospitales, proyectos hidro energéticos, pabellones de aulas y edificios públicos de 20 o 30 pisos.

En conclusión: pura infraestructura, que nadie discute su utilidad e importancia. Pero que no tienen punto de comparación en el orden de prioridades, cuando se piensa con seriedad sobre el camino elegido para salir del atraso y la pobreza estructural.

Por ello el 2021, en el año del bicentenario, no tengo la menor duda que en el Perú y las regiones como Áncash, se requiere hacer todos los esfuerzos de concertación, para impulsar una revolución educativa, que ponga los recursos públicos y privados a la formación del capital más valioso. Los seres humanos.

La revolución educativa debe garantizar la educación gratuita, inclusiva, equitativa y de alta calidad en todos los niveles: Inicial, primaria, secundaria y educación técnica y universitaria.

La revolución educativa promueve nuevas generaciones de niños, niñas y jóvenes innovadores y competitivos. Las mayores inversiones, los mejores maestros y maestras, la ciencia y tecnología puesta al servicio del presente y del futuro; sin duda alguna generarán nuevas promociones de hombres y mujeres innovadores y competitivos que impulsen con amor, el desarrollo integral, inclusivo y sostenible del Perú moderno y milenario.

* Gabriel Mejía Duclós es ingeniero agrícola con especialización en ingeniería de recursos agua y tierra, 25 años de experiencia en gerencia y dirección de instituciones públicas y privadas vinculadas al desarrollo social, económico y gestión ambiental, ex candidato a la Gobernación Regional de Áncash.  

Escuche la versión radial: