Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

Radio RSD Chimbote

PREPARÁNDONOS PARA LA VIGILIA PASCUAL


PREPARÁNDONOS PARA LA VIGILIA PASCUAL

Estamos Llegando al día más importante del tiempo de Semana Santa, nos referimos al momento de la resurrección del Señor Jesucristo de entre los muertos.

Son característicos de este gran momento, los símbolos del fuego y del agua. Ellos significan y tienen gran trascendencia en la liturgia de nuestra Iglesia.

FUEGO: Es el elemento que da la luz, luz que disipa las tinieblas de la muerte, de la oscuridad en que se está. En el Pregón Pascual se anuncia que la luz es la salvación Dios. Es decir, luz para que podamos ver y acercarnos cada vez más a Él.

AGUA: Que significa la vida misma. El agua, es lo que le da consistencia a todo ser viviente, sin ella no existiríamos, en el rito del bautismo se convierte en el elemento con el cual las personas pasan a formar parte de la vida de Cristo y de su Iglesia.

Agua y fuego entonces, son elementos importantes en la liturgia que vamos a recordar esta noche y son regalo maravilloso del Dios de la vida.

Pero todo ello, no tendría sentido sino apreciamos el valor que contienen y lo que son para nosotros. Podríamos seguir en la explicación de estos elementos, pero si no los hacemos parte de nuestra vida de nada nos serviría.

Dice San Pablo que, si Cristo no hubiera resucitado vana sería nuestra fe. La resurrección de Cristo es la verificación de que todas las promesas se han cumplido, Dios es un Dios de vivos, no de muertos y está celebración recordamos esto: "yo he venido para dar vida y vida en abundancia".

Esta noche de Pascua la muerte ha sido vencida, ya la muerte no domina en la persona. En otras palabras, la que muerte que era el final de todo, Jesús la ha vencido al bajar al Hades para destruirla con el propósito de dar la salvación a hombres y mujeres.

La Vigilia Pascual es la espera en el Señor que al sacrificarse, ha vencido a la muerte y al pecado y ha restituido la relación con Él, y que además nos ama con un amor muy especial. Jesús espera que lo aceptes como tu Señor y Salvador.

Esta noche pidamos al altísimo que siempre nos brinde su luz, nos otorgue su paz y nos brinde de esa agua que brota para la vida eterna.

¡Que Dios nos sea propicio!