Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

Radio RSD Chimbote

Ocurrió el prodigio de la sangre de San Genaro: volvió a licuarse en plena pandemia

En su fiesta litúrgica, volvió a darse el prodigio de la licuefacción de la sangre del patrón de Nápoles (Italia), volvió a repetirse en plena pandemia

El Cardenal Crescenzio Sepe, arzobispo de Nápoles, anunció en una catedral casi vacía, en su mayoría debido a las restricciones actuales por el coronavirus, que la sangre de San Genaro volvió a licuarse. Este hecho ocurre al menos desde el siglo XIV, pero en ocasiones tampoco se ha dado.  

La sangre de San Genaro se licuó a las 10 de la mañana hora de Italia. El Cardenal testigo del hecho dijo: “Queridos amigos, queridos fieles todos, una vez más con alegría y emoción os informo que la sangre de nuestro santo mártir y patrón San Genaro se ha licuado”, además agregó que la sangre se licuó completamente sin ningún coagulo, como los anteriores años. Que indica la licuefacción de la sangre de San Genaro: “El milagro es un signo de amor, la bondad y la misericordia de Dios y la cercanía, la amistad, la fraternidad de nuestro San Genaro” afirmó el cardenal, añadió ¡Gloria a Dios y veneración a nuestro Santo, amén¡

Este hecho inexplicable ocurre tres veces al año: una es el sábado anterior al primer domingo de mayo, con motivo del traslado de sus restos a Nápoles; el día de su fiesta litúrgica, el 19 de setiembre; y el 16 de diciembre, aniversario de su intercesión para evitar los efectos de la erupción del volcán Vesubio. En ocasiones no se ha producido el prodigio y es considerado como mal presagio. La espera de la licuefacción puede tardar minutos, horas e incluso días.

La sangre seca del santo es conservada en dos ampollas dentro de un relicario en forma de lupa, en la Capilla del Tesoro en la Catedral de Nápoles. Frente a los fieles, la reliquia con sangre sólida, se vuelve fluida y burbujeante, cubriendo todo el vidrio, luego entre cánticos de acción de gracias y oraciones, las reliquias son veneradas.

San Genaro Patrono de Nápoles vivió en el siglo IV, un tiempo en que los cristianos eran perseguidos, fue arrestado y condenado a muerte siendo decapitado.