Bienvenido a Radio Santo Domingo | |

Radio RSD Chimbote

VIDEO | Exalcaldesa de Chimbote Victoria Espinoza condenada a 4 años de cárcel por corrupción y ordenan su captura

Caso “Semáforos inteligentes” le pasa la factura a ella y al actual alcalde Julio Cortez, sentenciado también a la misma pena por haberse coludido para favorecer a una empresa que ejecutó una obra sobrevaluada. Conozca todos los detalles del caso
victoria_espinoza_garcia_y_julio_cortez_rojas_chimbote

“Soy limpia, soy honesta, no soy corrupta”. Así se defendía Victoria Espinoza García, candidata a gobernadora regional de Áncash por el movimiento Río Santa Caudaloso, a través de un video publicado esta mañana en las redes sociales. Sin embargo, horas más tarde la justicia diría lo contrario. Para el juez del Segundo Juzgado Penal Unipersonal de la Corte Superior de Justicia del Santa, Efer Díaz Uriarte, la exalcaldesa de Chimbote es culpable de corrupción y por esa razón esta tarde decidió condenarla a 4 años de cárcel efectiva por el delito de colusión

En el epílogo del juicio por el caso “Semáforos inteligentes”, hoy el juez Díaz Uriarte dio a conocer los lineamientos generales de su sentencia de primera instancia, que será leída en su integridad y sus argumentos analizados a profundidad el lunes 16 de julio a las 4 de la tarde.  A decir del magistrado, durante la primera gestión municipal de Victoria Espinoza (2008-2010), ella, su entonces gerente municipal Julio Cortez Rojas (actual alcalde de Chimbote) y los integrantes del comité de licitación Micaela Flores Gómez, Javier Menacho Méndez y Aquior Mendoza Mendoza se coludieron con el empresario Emilio Nicolás Rivas Gay para favorecer de manera irregular al Consorcio El Santa ITS que este último representaba, con una obra de más de 8.3 millones de soles, la cual fue sobrevaluada en más de 3.5 millones.   

CÁRCEL, REPARACIÓN CIVIL E INHABILITACIÓN

Todos ellos fueron condenados a 4 años de cárcel efectiva (la Fiscalía Anticorrupción pedía 4 años y 10 meses), a excepción de Aquior Mendoza, a quien se le impuso una condena de 2 años de prisión debido a que, cuando se consumó el delito, tenía 65 años de edad, una circunstancia atenuante.

El juez también dispuso que los condenados paguen de manera solidaria 3 millones 562 mil soles producto de la sobrevaluación y 50 mil soles de reparación civil, los inhabilitó para el ejercicio de la función pública por el tiempo que dure su condena y ordenó a la Policía Judicial su inmediata ubicación, captura e internamiento en el penal de Cambio Puente.  

Esta es la segunda vez que Victoria Espinoza García, de 60 años de edad, sufre un revés judicial de esta magnitud: en setiembre de 2015 había sido condenada en segunda instancia a 7 años de prisión efectiva por enriquecimiento ilícito, tras lo cual evitó la cárcel permaneciendo en la clandestinidad durante casi 10 meses, cuando la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema declaró fundado su recurso de casación y la absolvió del delito que se le imputaba. ¿Hará lo mismo esta vez? La condena prácticamente la saca a ella y a Julio Cortez de la carrera electoral. 

COLUSIÓN, UN DELITO DE CORRUPCIÓN DE FUNCIONARIOS 

El artículo 384 del Código Penal precisa que el delito de colusión se comete cuando “el funcionario o servidor público que, interviniendo directa o indirectamente, por razón de su cargo, en cualquier etapa de las modalidades de adquisición o contratación pública de bienes, obras o servicios, concesiones o cualquier operación a cargo del Estado concierta con los interesados para defraudar al Estado o entidad u organismo del Estado”. Dicho delito es reprimido con pena privativa de libertad no menor de 3 años ni mayor de 6.  

Según consta en la investigación fiscal, en el año 2009, aprovechando el Decreto de Urgencia N°041-2009, la gestión de Victoria Espinoza convocó a concurso público la ejecución del proyecto “Ampliación, modernización y centralización de la red semafórica de Chimbote”, por un monto de 8 millones 309 mil 710.81 soles. Sin embargo, un informe pericial determinó que la obra fue sobrevalorada en 3 millones 562 mil 692.33 soles mediante la alteración de las partidas del presupuesto total de la obra. Pero no solo eso. 

UN ‘ROSARIO’ DE ACTOS COLUSORIOS 

Durante la lectura de los lineamientos generales de la sentencia, el juez Díaz Uriarte puso en evidencia una serie de acciones colusorias que los condenados perpetraron con la finalidad de que la obra le fuera adjudicada al Consorcio El Santa ITS, empezando por el interés manifiesto de la alcaldesa para que se llevara a cabo el proceso de selección, la rapidez con que se conformó el comité especial de licitación, el registro de solo dos postores pese a que se habían inscrito tres, la cancelación del proceso de selección, la reprogramación de la venta de bases. El juez consideró que la finalidad de esos actos era evitar que otro postor que no fuera el que estaba destinado a ganar, participara en la presentación de propuestas. 

El proceso de selección fue declarado desierto y ese mismo día el proyecto de semaforización fue incluido en un paquete de obras aprobado en una sesión de concejo encabezada por Victoria Espinoza. El juez indicó que la buena pro del proyecto le fue dado al Consorcio El Santa ITS pese a que no tenía experiencia en el rubro de semaforización, y que su representante legal, Emilio Rivas Gay, había participado en el proceso en representación de otra empresa, pero al final apareció a nombre del consorcio antes mencionado. El contrato se firmó el 2 de noviembre de 2009.  

“Este acto colusorio era para defraudar al Estado”, dijo el magistrado, quien mencionó que a pesar de los retrasos en la ejecución de la obra, la municipalidad no cobró la penalidad correspondiente y, por el contrario, ya en la segunda gestión de Victoria Espinoza se le dio plazos ampliatorios a la empresa. “La obra no ha sido ejecutada conforme al expediente técnico, a pesar de lo cual fue recepcionada”, agregó. 

Por todo ello, el juez sostuvo que está probado el delito de colusión y que por esa razón cabía imponer contra los procesados una sentencia de carácter condenatorio ya que en la consumación del delito concurrían circunstancias agravantes. La lectura integra de su sentencia y sus argumentos analizados a profundidad serán presentados el 16 de julio a las 4 de la tarde en la sala 3 del Módulo Penal de Nuevo Chimbote.

(RSD Noticias).